La relación madre e hija.

Relación madre e hija

¿ Una relación de rivalidad?

No sé si todas las anoréxicas han tenido una relación conflictiva con su madre, pero yo si la he tenido y todavía estoy intentando hacer las paces con ella.
Estoy enfadada con mi madre porque nunca me ha dado lo que necesitaba. Y no me refiero a caprichos y demandas imposibles. Me refiero a cariño y atención. Recuerdo a mi madre como una señora que andaba por la casa haciendo cosas, siempre ocupada, siempre irritada, siempre gritando. Su palabra favorita era el no, cuando muchas veces ni siquiera me había dejado terminar la frase. Largate, Calla o Para  son algunos de sus vocablos que sigo oyendo en mi cabeza. Han quedado grabados  para toda mi vida.

En mi época de adolescencia la cosa se puso peor. Nos convertimos en dos rivales a muerte donde el físico, especialmente el peso nos mantenía enfrentadas en el reto por adelgazar.
No la culpo por lo que me hizo. Lo hizo así porque no sabía o podía hacerlo de otra manera. Su comportamiento no fue el resultado de su elección sino el resultado de su vida.

Pero me siento dolida por no haber recibido el amor de madre que todo niño se merece. Los besos, los abrazos, los cuentos antes de dormir, y los juegos con mama, nunca los tuve y nunca los tendré. Me siento triste porque esa carencia ha quedado grabada a modo de  cicatriz en mi corazón y nunca se borrará. Es algo con lo  que tengo que vivir y todavía estoy aprendiendo a hacerlo.
Si has sufrido anorexia y bulimia  y también has tenido una relación conflictiva con tu madre deja tu comentario. Me encantaría saber de tí.

Deja un comentario