Acerca de mí

Me llamo Eva y he sido anoréxica, bulímica y stripper.

Estoy aquí para contar mi historia después de llevarla escondida durante muchos años.

Todo empezó cuando era una niña. Algunos comentarios sobre un ligero aumento de peso me llevaron a experimentar con las dietas. Y la cosa se me fue de las manos cuando me di cuenta que no quería parar de adelgazar a pesar de estar en los huesos.

Fuí una niña infeliz, muy solitaria y enfadada con el mundo. Mi relación con mi madre no podía ser peor. La odiaba porque  me falló. La recuerdo siempre irritada, gritando y sin tiempo para mí. Su falta de atención y cariño han dejado una cicatriz profunda con la que tengo que vivir y sé que para seguir adelante necesito perdonar. Pero todavía estoy en ello.

La anorexia fue la herramienta elegida para desaparecer. Era consciente de que de seguir así me moriría. Pero no me importaba. Nada en mi vida tenia sentido.
Sin embargo un día me dí un pequeño capricho. Y a este siguió otro. Y otro más. Caí en el precipicio de la bulimia.
Comía sin parar con un hambre que no lograba saciar.
Había pasado del control al descontrol.

Odiaba el mundo, odiaba mi cuerpo, me odiaba a mi.

Pero entonces empece a hacer striptease. Me fascinaba la idea de expresarme artísticamente y no tenia inconveniente en hacerlo desnuda.
La cosa funcionó. Desnudándome físicamente me desnude emocionalmente.
Empecé a amar y disfrutar de mi cuerpo como nunca antes me lo había permitido.
Recibí la atención y el cariño que nunca tuve. Me decían que era hermosa y al final me lo creí.
Mis años de stripper fueron los  mejores años de mi vida. Trabajaba haciendo algo que se me daba bien, me divertía, ganaba mucho dinero  y me ayudo a manejar mis conflictos de una manera más sana. Fue una magnifica terapia para recuperar mi autoestima y mi ilusión por vivir.

Si quieres conocer todos los detalles de mi historia, te invito a leer mi libro Alma desnuda. Esta escrito para ti.